Ermita

Construida en el siglo XV y sometida a continuas reconstrucciones, la ultima en el siglo XX, está consagrada a la Virgen del Roble, patrona de Cenicientos , donde permanece su imagen durante todo el año.

Edificada en sillería, presentaba tres naves cubiertas con bóvedas separadas por arquerías sobre columnas cerrándose el crucero con un cimborrio. Tiene una entrada protegida por un pórtico con tres vanos y el conjunto se remata por una espadaña con dos huecos situada entre bolas herrerianas y coronado con un frontón.                                                                   

En sus jardines se encuentra un gran roble, en el cual se apareció la que es hoy nuestra patrona.

Ermita